fbpx
El periodista de la acreditada revista Forbes, Larry Olmsted, publicó un artículo titulado “Great steak: Spain’s temple of beef”, en el que ensalza a la excepcional carne suministrada por la empresa Asturiana TRASACAR . Esta empresa familiar lleva más de 35 años siendo uno de los máximos referentes en la comercialización de carne de vacuno mayor en nuestro país.

Su fundador Ceferino Trabadelo, tuvo muy claro siempre que la línea a seguir era obtener las carnes de mayor prestigio disponibles en el mercado; y así ha sido hasta la actualidad. Años más tarde, sus hijos Tomás y Javier se incorporan a la compañía aportando su renovada visión y proyectando su crecimiento.

En la actualidad, la sede central de Trasacar está ubicada en Oviedo y cuenta con 9.000m2 de superficie. Dispone a su vez de una moderna flota de vehículos refrigerados que realiza 24 rutas nacionales a la semana, para que los pedidos lleguen en óptimas condiciones de consumo.

El éxito de TRASACAR, ha sido posible gracias a la aportación de un excelente equipo de profesionales, apoyados en equipos de tecnología puntera que facilitan y automatizan los procesos de una manera rápida, eficaz y segura, garantizando a su vez el control de la trazabilidad de todos sus productos.

Como no puede ser de otra manera, la mano de cocineros y parrilleros expertos en la elaboración de este tipo de carnes tiene mucho que ver en el resultado final, pero no cabe duda de que la materia prima es el factor esencial para satisfacer a los comensales más exigentes, y en este aspecto, TRASACAR marca la diferencia buscando una excelente materia prima, rastreando semanalmente en más de 5.000 ganaderías de las más prestigiosas de Europa, y adquiriendo en cada una de ellas las reses con mayor engrasamiento, permitiendo así obtener, según Forbes, “los mejores chuletones del mundo” y suministrar un producto Premium a los restaurantes y asadores más exigentes y de máximo reconocimiento de cada rincón del territorio nacional; garantizando siempre, como punto conclusivo, un servicio personalizado e impecable en tiempo y hora.